Vietnam

Cuando se piensa en visitar el Sudeste Asiático, por lo general lo primero que viene a la mente son tres posibles países: Tailandia, Camboya y Vietnam.

Cada país tiene su belleza, encanto, cultura e idiosincrasia que hipnotiza al explorador por ser tan distinto a lo que acostumbramos.

Vietnam es un destino único, con muchísimas opciones para recorrer y enamorarse de cada rincón. Tiene una vasta variedad de paisajes y destinos muy diferentes entre sí y que valen la pena conocerlos todos.

Comenzando al sur por su ciudad más importante conocida como Ho Chi Minh o Saigón, quien fue testigo de la guerra de Vietnam con sus túneles, hoy es una ciudad bulliciosa, con puestos callejeros y mercados singulares.
Subiendo un poco en el mapa nos encontramos con Dalat, ciudad de templos, conocida como la “ciudad de la eterna primavera”, por su clima húmedo y escenarios verdes todo alrededor. Muy cerca está Mui Ne, con sus playas, clima soleado y calles silenciosas. En la costa central está Hoi An, destino mágico, conocido por sus lámparas, luces y colores que iluminan los canales que la atraviesan.
Al norte de Vietnam se encuentra Hanoi, capital moderna, pero con historia. Ciudad cosmopolita con varias opciones de vida diurna y nocturna.
Lo más maravilloso se encuentra al límite con China: Sa Pa, un pueblito de atuendos alegres y coloridos, con lugareños cálidos y paisajes verdes. Podemos realizar una travesía caminando varias horas hasta descubrir algún alojamiento perdido entre montañas y campos de arroz, donde podremos ser huéspedes de una familia local y conocer aún más sus culturas y sabores.

Vietnam es un destino para investigar y descubrir, dispuesto a ser parte de algo nuevo, distinto y asombroso que recordaremos siempre por su encanto.